sábado, marzo 06, 2010

Requiem por un paseo

Recuerdo con cierta nostalgia el Bulevar del Gran Capitán. Los más jóvenes no han tenido oportunidad de conocerlo. Era un paseo que iba desde la sede de Caja.. de Unicaj… del banco Fundido que hay junto al Corte Inglés hasta San Nicolás, Nico para los laicos. Se caracterizaba principalmente por suponer un paseo agradable pero lleno de sorpresas debido a las palomas kamikaze. En efecto, estas aves se habían acostumbrado tanto al ser humano que en lugar de considerar al cuerpo y cabezas de los transeúntes como elemento sólido lo trataban de espacio atravesable, lo que obligaba a los viandantes a agacharse de vez en cuando si no querían llegar a sus casas, lugares de trabajo o bares con la boca llena de plumas y un ojo colgando.

Desde el verano pasado no se ve este paseo. Sepultado primero bajo una horripilante exposición de fotos de gran tamaño que trataba sobre los trasplantes, supongo que para quitar las ganas de donar los órganos, fue posteriormente enterrado con diversas capas de carpas, valga la cacofonía, ora para vender cachivaches, ora para patinar sobre hielo.

Cuando por ventura asomaba un cacho del antiguo terreno iba alguien y ponía una tienda de campaña de la Caixa. En su interior grupos de escolares podían librarse de clase mirando interesantísimos paneles.

Poco después, cuando parecía que el lugar se dejaba por fin al albur del vientecillo y la lluvia, que gracias a su erosión podían de nuevo sacar a la luz algunos resquicios de lo que fuera el conocido bulevar, surgió otra plantación de paneles, esta vez del área de Juventud del Ayuntamiento, dispuestos primero en forma de slalom para terminar en una parilla de ellos. De esta manera, el peatón puede ir esquivando alegremente las particulares balizas para al final estamparse contra ese muro de metal, quizá una versión a la andaluza, y por tanto exagerada, del deporte conocido como parkour.

Desde aquí lloramos la pérdida de este bonito paseo, que posiblemente encontrarán generaciones venideras al excavar un lecho de siete metros de exposiciones, paneles y tenderetes. Despedimos igualmente a la Plaza de la Corredera, sepultada bajo las terrazas, y próximamente al Paseo de Córdoba, que hace tan sólo unos días, frente al hotel Center, empezaba también a ocultarse bajo otra terraza, en esta ocasión un corral de diseño con un discretísimo color rojo rodeado de una apenas perceptible valla de madera.

8 comentarios:

Javi dijo...

Yo ya también llevo tiempo buscando el extinto boulevar.

Raquel Morrison dijo...

Tiene total razón señor Perol Sideral, la privatización del poco espacio público de que dispone el caminante es una realidad en esta ciudad.

A Pata dijo...

Ahra la colmatación ha llegado a las Tendillas, con las tribunas de los cofrades y autoridades.
Entre veladores y tribunas no hay sitio pa caminar.

Anónimo dijo...

Perol, nos tiene Usted a palo seco. Y yo no hago más que entrar a ver si deja algo con más asiduidad y me saca una sonrisa. Ya me he leído la producción desde 2005, espero con gran ansiedad.

Polzic dijo...

Muy buen blog! Te invito a visitar el mío!

www.legosargentina.blogspot.com

Muchas gracias!

Tambien estamos en Facebook, hacete fan de Legos Argentina

Ronymaru dijo...

Hola;
No me diga que hay pàjaros que atacan, como en las pelìculas de horror.

anónimo dijo...

buenisima la entrada...

soy una friki de paseos por córdoba...

voy a andando a cualquier rincon de mi preciosa ciudad aunque tarde una hora....

me encana perderme por las calles de la judería cada vez más plagadas de mesas que impiden el paso....

ya era hora de que alguien publicase sobre este tema

somebody dijo...

v酒店經紀人,菲梵酒店經紀,酒店經紀,禮服酒店上班,酒店小姐,便服酒店經紀,酒店打工,酒店寒假打工,酒店經紀,酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工經紀,制服酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工,酒店經紀,制服酒店經紀,酒店經紀