martes, octubre 12, 2010

Diario del alcalde Andrés Ocaña Rabadán (VII)

Querido diario:

Soy el alcalde. Día de la Hispanidad. No he sido muy patriota hasta ahora, porque soy de izquierdas y eso es un poco como franquista, de Franco digo. Pero hoy, acosada Córdoba por los zombis culturales en busca de subvención, me digo a mí mismo que quizá, si la suerte me acompaña, pueda salir de aquí como una especie de Cid Campeador, no el de la parte de después de muerto, sino el de la de antes, el que reparte a la morisma, con perdón, a los caballeros de procedencia morosí, y conquista cosas. Sería bonito y creo que me lo merezco después de años de lucha por el progreso. Viva España. Hasta me estoy emocionando. ¿No será un efecto del cautiverio y me estaré volviendo de derechas? Esta puede ser una buena teoría. La derecha sería producto del encierro y la izquierda de la libertad. Eso es. La elaboraré más cuando salga de aquí. Viva España y viva Córdoba. Viva Curro Romero, pintor de la musa gitana.

Los vampiros culturales, según me informan, han hecho lo que llaman un mapa de instalaciones y equipamientos culturales. Pero lo van elaborando conforme avanzan por las calles, construyendo instalaciones y equipamientos allí donde les viene en gana. En un agujero en mitad de Claudio Marcelo se acaba de inaugurar el Museo de la Gastronomía Contemporánea, donde multitud de nuevos cocineros deconstruyen flamenquines las 24 horas del día. Piden 5.000 euros de ayuda por cada flamenquín. Deconstruyen y deconstruyen, llegando al final hasta el bocata protón. Ahí ya lo dejan, no deconstruyen más. Lo llaman bocata protón Mezquita. El obispo Demetrio Fernández, que al parecer sobrevive en las alcantarillas junto a un grupo de presbíteros y otro de diáconos, ha solicitado que se llame bocata protón Catedral. La Iglesia subvencionará cada bocata Catedral con fondos sacados de sus propiedades.

Estado de salud: Ojos enrojecidos, pupilas dilatadas, profusión de heces, lo que se suele llamar coloquialmente estilo grifo.