lunes, mayo 23, 2011

Diario del alcalde Andrés Ocaña Rabadán (y XIV)

Querido diario:

Soy el alcalde. Deambulo en la posición de saludo japonés por toda la ciudad. Intento comprobar el estado de la situación y verificar la existencia de posibles colaboradores y asesores vivos. De los 3.499 asesores que tenía alguno debe de quedar.

Córdoba se ha dividido en distritos dominados por pandillas culturales que se repelen pero se respetan. Hay fronteras invisibles. Allí donde se encuentran los gestores culturales no pueden pasar las poetisas feministas lesbianas. En un lugar los pinchadiscos con ínfulas, al otro los cocineros-artistas. El centro es una amalgama de pintores y escultores que ni pintan ni esculpen. Escritores sin obra domina el Brillante, los performances Santa Rosa y Valdeolleros. Fátima y la Fuensanta quedan para comisarios de exposición y redactores de catálogos. Los fotógrafos, que reivindican el uso de las opciones automáticas de la cámara y el realizar sus fotos con el tapón puesto como reflejo de la inercia y la oscuridad de la vida, se desperdigan por el río. Hay procesiones de cofradías por las barriadas periféricas. Los autores de manifiestos de izquierdas se han unido a los pregoneros de fiestas populares dando lugar al “manigón”, un nuevo género que mezcla ambas tendencias y se puede usar tanto para para dar la bienvenida al carnaval como para defender la necesidad de que se aplique la Tasa Tobin. Arquitectos contemporáneos intentan levantar rascacielos en las faldas de la sierra y construir puentes gigantescos en los cauces de los arroyos secos. Los parcelistas ilegales han convertido cada una de sus parcelas en museos del parcelismo. Los peñistas han convertido cada peña en centro de interpretación del peñismo.

Me introduzco en zonas dedicadas a tendencias más modernas y vanguardistas. Una está dedicada a la inteligencia artificial. Artistas rumanos que antes vivían en poblados de chabolas intentan crear robots con ingentes cables de cobre que no sé de dónde habrán sacado. Madres rumanas con una teta fuera y robotitos-bebé piden una ayuda. Otra zona está dedicada a la reivindicación de la neo-pornografía. Todo el mundo va en pelotas. La mayoría son actores de la escuela de arte dramático. Me han desnudado para que pueda pasar. No he podido resistirme a causa de lo incómodo de la posición. Las escenas de amor carnal se reproducen por todos lados. Me paro a descansar con las manos en un poyete para escribir esto, ya que me han dado varios calambres y estoy destrozado. Un negro de inmenso miembro avista mis nalgas y se dirige a la carrera hacia mí. No sé si me engañan mis ojos pero juraría que en sus hombros se encuentra alzada y dirigiéndole con unas riendas Rosa Aguilar. No puedo ni moverme, apenas tengo fuerzas para escribir estas palabras. Lego a la ciudad de Córdoba el...


Hasta aquí ha llegado el diario del alcalde Andrés Ocaña Rabadán, muerto como héroe en los sucesos que tuvieron lugar en Córdoba durante los últimos meses del 2010 y el primer semestre del 2011. Su ejemplo lo ha convertido en una referencia para todos. Esperamos que las generaciones futuras puedan extraer enseñanzas de los documentos encontrados en su teléfono móvil y en los ordenadores del bunker. Los que ahora estamos aquí, luchando en una situación apocalíptica, hemos encontrado en ellos consuelo y ánimo. Viva el alcalde que será por siempre nuestro alcalde.


THE END

2 comentarios:

AND3 dijo...

Post ya sobre las consecuencias que va a tener la eliminación de Córdoba en la lucha por la Ciudad Europea de la Incultura.

Anónimo dijo...

Soberbio, gracioso, ocurrente como siempre. No puedes imaginar el placer que me produce leerte. Gracias.